Año 2016

Siempre nos quedará Paris.  Casablanca (1942)

Nuestro romanticismo nos ayuda a recordar lo que le dijo Bogart a la Bergman, pero nuestra memoria selectiva quizá nos hace olvidar la pregunta que ella hace justo antes: ¿Y qué será de nosotros?

El difícil balance entre responsabilidad y romanticismo. Y es que el coraje no debería suponer sacar pecho o lanzar órdagos; ello conllevaría siempre el riesgo de echar por la borda cualquier propuesta. Incluso las románticas...

En cambio, la fuerza de la voluntad ampliamente trabajada y consensuada es imbatible. Hace unos meses, en la conmemoración del cincuenta aniversario de la marcha de Selma, el Presidente Obama decía más o menos esto:

No fue un choque de ejércitos, sino de voluntades; una lucha para determinar el verdadero significado de América. Y gracias a esos hombres y mujeres, finalmente triunfó la idea de una América justa e incluyente, de una América generosa.

Es la idea de generaciones de ciudadanos que creyeron que el amor al país requería más que cantar sus himnos o evitar sus verdades incómodas. De vez en cuando necesitamos hablar alto y fuerte; sacudir el statu quo. Esto es lo que nos hace únicos. Porque Selma nos enseña que América no es el proyecto de una sola persona; la palabra más poderosa en democracia es la palabra nosotros.

Y nosotros, cuanto más diferentes, mejor. No cerremos las puertas a nadie. Las mías estarán siempre abiertas para ti. Te espero allá donde esté y se llame. Seremos pacíficamente nosotros.

Un abrazo, 

Oriol Rius-Sabaté

New York, diciembre 2015


Comments

Popular posts from this blog

Feliz 2017!

Bon Any 2017!

Bon Any 2018!